El cambio es una constante en el mundo. La globalización, el carácter disruptivo de los avances tecnológicos, la forma de entender la vida – y por tanto el trabajo, las nuevas generaciones y la crisis externas, son sólo algunos factores que nos sitúan en el centro de la transformación.

Frente a nuevos escenarios, debemos advertir que no todas las empresas pueden seguir la gestión de cambios con la misma dinámica. Ante esta situación, existen dos tipos de problemas que se deben atender: los técnicos, referidos a procesos y herramientas, y los adaptativos, relativos a hábitos, valores y cultura, que son los más complejos de modificar.

Resistencia al cambio

La realidad indica que todo cambio incomoda y que la mayoría de la gente tiene tendencia a mantener estados de confort. Pero los desafíos en las empresas mueven las barreras de confort y nos obligan a tensionar las estructuras. Eso corre a las personas de aquel estado, por lo que todos se ven impulsados a buscar y encontrar un nuevo equilibrio.

cambio

El otro tema fundamental, inherente a este tipo de proceso de cambio, tiene que ver con la necesidad de desarrollar el modelo de liderazgo para la nueva realidad de la empresa. Lo cierto es que entre las habilidades que necesitan estos líderes en un entorno empresarial de rápido cambio cabe destacar la toma de decisiones y su ejecución, la facultad para resolver problemas y orientar los resultados, así como la capacidad para centrarse y desenvolverse en la incertidumbre.

Adaptarse a un nuevo contexto

Limitaciones = oportunidades, transformar las limitaciones en oportunidades es la mejor manera de anticiparse a los cambios y así poder responder a los nuevos mercados, la solución pasaría por construir una compañía versátil y de “huella ligera”, que se base en la organización, la innovación y la disposición.

Sin duda, la flexibilidad es la principal virtud para afrontar los cambios. Por eso, es importante ser consciente de las propias limitaciones y ser capaz de rodearse de personas que puedan aportar valor y complementar sus conocimientos en las áreas donde sea necesario.

El papel de Vértice Capacitación y sus aliados, es acompañar a nuestros clientes en su proceso de adaptación. Las soluciones de nuestros clientes se basarán en el análisis de sus potencialidades, sus valores, identificar lideres y formación, ponerlo en comparación con las necesidades del mercado en la actualidad y establecer los ajustes necesarios en la estructura interna, en los valores de la empresa y en los procesos internos, de forma que la empresa quede adaptada al nuevo entorno.

Share This